Influencer, 10 errores que debes evitar en tus colaboraciones si quieres que las marcas te vuelvan a llamar

Por

Lo confesamos. Las agencias (y departamentos de marketing de marcas) tenemos lo que llamamos una “lista negra mental” de influencers, a esos a los que nunca de los nuncas (a no ser que lo ruegue un cliente) vamos a volver a contactar. ¿Por qué? Os vuelvo a presentar a la persona que en este post bautizamos como Stacy (y que tanto furor causó en muchos de vosotros).

xclusivetouch.co.uk

Stacy es manager de campañas y tiene un jefe. Y un cliente. Su jefe y su cliente han acordado hacer una acción con influencers y delegan en Stacy la noble tarea de seleccionarlos, contactarlos y gestionar que todas las publicaciones estén correctas y en tiempo.

Stacy tiene un gran poder que conlleva una gran responsabilidad

La gestora de campañas en cuestión depende de que 30 personas (pongamos un ejemplo) se lean sus correos y su documento de briefing, se registren en MarvelCrowd y conecten sus redes sociales (hacedlo bitches***), reciban los productos y hagan la publicación acorde a las condiciones acordadas.

Es un proceso largo en el que:

a) Todo puede ir genial
b) Algunas cosas pueden ir mal
c) Puede ser un verdadero infierno

En el caso c) el jefe y/o cliente de Stacy estará más o menos así:

Fuente: Annoying Rambles

Llegados a este punto: Tú, influencer, eres una de las partes implicadas en el proceso. Más te vale ponerle las cosas fáciles a Stacy o lo siento amigo, no habrá una segunda cita.

Evita estas 10 cosas con agencias y marcas

1. Contesta los correos

Stacy te contactó por correo para una colaboración. Tú le contestaste. Llegasteis a un acuerdo y aceptaste unirte a la campaña. Pero cuando Stacy necesita que le pases tu dirección para que te envíen el producto, GRILLOS. Y ella se empieza a impacientar. Y pasan 2 días. Te llama por teléfono, no se lo coges. Su cliente le dice que los envíos tienen que salir ¡YA!.

¿Sabes lo que hace Stacy? Levanta su gordo culo hacia la máquina de vending de su oficina y saca una caña de chocolate rellena de crema. Y la muerde de manera feroz, pensando en ti, pensando en vosotros.

¿Has captado el mensaje, verdad?

Fuente: metrocouk
Fuente: metrocouk

2. O no juegues al teléfono loco

Otra opción es que Stacy te envíe un correo con una colaboración; entonces tú reenvías el correo a una agencia y esa agencia reenvía el correo a la responsable del departamento de bloggers de cocina, y la responsable del departamento de bloggers de cocina se lo reenvía al becario, y el becario a la empresa de administración y…

¿Has captado el mensaje esta vez también, verdad?

reactiongifs

3. Sé flexible

Pongamos el supuesto de una colaboración hipotética:

  • Marca de camisetas con flores estampadas, quieren promocionar las que tienen girasoles
  • 2 fotos en Instagram
  • Concepto: #FlowerLife Contar qué son para ti las flores de tu vida, lo que te proporciona vitalidad

Tú que eres influencer recibes este correo pero contestas que:

  • Has echado un vistazo a la web y no quieres que te envíen la camiseta de girasoles, sino la de margaritas
  • Prefieres hacer un post en el blog y una foto en Instagram, porque, porque sí
  • No te convence el concepto #FlowerLife y quieres contar con las flores se combinan en la modaA ver, querido, cómo decirte que NO. Que el cliente quiere promocionar ese producto, dentro de ese concepto abierto que tu puedes enfocar con tu estilo y en el canal Instagram. Aprende a ser flexible, my friend.
Fuente: cat-gifs
Fuente: cat-gifs

4. Sé honesto

Y muy relacionado con el punto anterior viene la honestidad, el decirle a Stacy: “Mira chata, que yo paso de las flores”. En serio, que no pasa nada, que hay un campo entero y que a alguien le interesarán las flores.

Pero no digas que sí, que haces la colaboración, si no te convence realmente el producto o las condiciones cuando la harás a desgana o no cumpliendo con el briefing. Nos entristeces…

you-liar
Fuente: gif-central

5. Lee bien los briefings (preguntar es gratis)

En MarvelCrowd – no podemos hablar por otras agencias o marcas – nos curramos un documento preciosísimo llamado: BRIEFING.

En este documento, al que ponemos gran amor, dedicación y dependiendo de a campaña hasta horas, damos información de contexto sobre la marca, te contamos en qué consiste la colaboración, el hashtag, las menciones, el número de publicaciones, ejemplos de publicaciones para inspirarte, condiciones de pago, detalles sobre los envíos…

Es decir, nos curramos todo un dossier sobre la campaña que muchas veces dejáis en evidencia que NO OS LO HABÉIS LEÍDO. Y si os lo leéis y os surge alguna duda, de verdad, PREGUNTAR ES GRATIS.

cdn2.teen
Fuente: cdn2.teen

6. No seas #diva

Cuando Stacy envía un correo con una colaboración a veces obtiene respuestas de DIVA. ¿Y a que nos referimos con esto? Nos referimos a esos mensajes que, hasta en ocasiones rozan la grosería, que suelen rechazar la colaboración o pedir una reconsideración de la misma.

¿Los argumentos? Te parece “ridícula” la propuesta y apelas a tu “gran chaché y trayectoria profesional como referente en el segmento ‘lifestyle corner wanterfunken hainker'” adjuntando un dossier de 100 páginas y un correo de 10 párrafos contando toda tu “vida”.

Genial. Pues ahí que voy yo a contactar a otro referente en el segmento “lifestyle corner wanterfunken hainker” #chao
(no hace falta ser grosero, por favor u.u)

Fuente: meangifs.com
Fuente: meangifs.com

7. No hinches tus tarifas

Un vídeo en redes sociales, 200 euros. (6 semanas después). Un vídeo en redes sociales, 3.000 euros. Sí. Esto es un testimonio basado en hechos reales que Stacy ha tenido que vivir en sus carnes.

Está bien que a medida de que vayáis subiendo seguidores hinchéis las tarifas, o que os pongáis en manos de un manager / agencia que gestiona vuestras colaboraciones y que cobra una comisión, pero Stacy no se chupa el dedo. Y Stacy por ese camino no te va a volver a llamar #sorry.

(Cuidado porque a veces lo que parece un progreso es una disminución del volumen del trabajo).

tumblr_obama

8. Cumple las condiciones de la colaboración

Porfi, si tienes que estar a las 17:40 en un evento, debes estar a esa hora y no media hora más tarde. Si tienes que publicar 3 fotos en Instagram, no publiques una. Si la marca pide un vídeo con luz natural, no lo hagas en tu cuarto encerrado con focos. Si tienes que publicar por calendario en una semana en concreto, no lo hagas en la anterior. Si la marca te invita a un resort, no te bebas hasta el agua de los floreros.

En definitiva: hay libertad creativa, pero dentro de las pautas de una campaña a las que te has comprometido. Si no lo haces eso se llama falta de profesionalidad aquí y en Narnia.

Fuente: riffsy
Fuente: riffsy

9. ¡Pon el hashtag, please!

Tenías que hacer 5 tuits sobre un evento chulísimo al que te han invitado, pero… NO PONES EL HASHTAG. Y mencionas mal a la marca (en realidad es una cuenta fake de fans de la marca de una región de España).

Esta es Stacy al día siguiente cuando ve tus tuits:

Fuente: riffsy
Fuente: riffsy

¿El por qué de su estado? Porque tiene una herramienta que recoge las publicaciones de manera automática a través del hashtag para reportarlas al cliente, un documento que está VACÍO porque no hay HASHTAG y la vida apesta esos días (Stacy quiere llorar mucho). Total, más correos comentando el error, ver cómo lo compensamos, bronca del cliente… vamos un rollo total que se podía ahorrar LEYENDO y siendo PROFESIONALES.

Hablamos de hashtags pero lo extendemos a píxeles de medición de los tuits (para medir las visitas) o URLS trackeadas que se copian y se pegan TAL CUAL para medir el tráfico que cada segundo que pasa se va perdiendo si se publica mal.

¡MAL!

Fuente: tumblr
Fuente: tumblr

10. No plantes a la marca

Bueno y esto es lo peor de lo peor de lo peor de lo peor que puedes hacer: hacer la del fantasma, la 13/14, la de tengo la agenda súper ocupada, la de he tenido que llevar a mi gato al veterinario, la de se me traspapeló tu correo.

Nunca, NUNCA plantes a la marca – o a Stacy – porque como sucede con las relaciones amorosas estás enterrado 4ever.

giphy
Fuente: giphy

 

¿Os ha gustado el post? Nos gustaría que los influencers comentaseis si comentéis estos errores o deis la réplica, esos errores que cometen marcas y agencias que hacen que no queráis volver a colaborar #nuncamais

Captura de pantalla 2016-02-12 a las 9.01.19

No olvidéis suscribiros a nuestro nuestro blog y, cómo no, seguir nuestras redes y compartir el contenido 😉

Si eres blogger, instagramer, blogger, viner, snapchater o youtuber, ya podéis registraros en nuestra plataforma y empezar a disfrutar de todas las ventajas de perternecer a la primara red profesionales de influencers. Happy day!

Marta Celada
Por

Periodista, publicista: call me storyteller. He pisado gabinetes, radio, tele, prensa… pero oye, que me gusta a mi un Interné. Creo en que el hombre-velocidad se adhiere el encuadre centrípeto a su propia fisicidad. Así que aquí sigo, mientras dure la fiesta. ¡Ah! y soy blogger (Debí haber empezado por ahí).